Tecnología láser, clave para la fabricación avanzada en la Industria 4.0

Tecnología láser, clave para la fabricación avanzada en la Industria 4.0

La cuarta revolución industrial, o también llamada industria 4.0, tiene como objetivo agilizar y optimizar los procesos industriales de la manera en la que hoy los conocemos. Debido a ello, nació la tecnología láser, que consigue aumentar la eficiencia y la calidad agilizando la producción.

¿Cómo mejoran los procesos industriales gracias al láser?

Los procesos industriales de fabricación avanzada requieren unos métodos de producción basados en control, eficiencia y precisión. Como respuesta a ello, la tecnología láser ha aumentado el desarrollo de multitud de sectores, enriqueciendo la calidad de los resultados y optimizando su tasa de productividad.

La incorporación en las distintas ramas de la industria ha aumentado su eficiencia, logrando así ser el método con mayor seguridad, versatilidad y calidad. Todo ello con un coste bastante reducido.

¿Qué sectores han comenzado a usar la tecnología láser?

La tecnología láser es personalizable, por lo que se adapta al proceso requerido en cualquier sector. Esto lo podemos apreciar en el ámbito médico, donde ha sustituido a herramientas auxiliares como el bisturí convencional.

El grado de desarrollo en el método láser ha aumentado hasta tal punto que, actualmente, ya se emplea en la investigación genética en células vivas. En concreto, facilitando la eliminación de contenido cromosómico gracias a su precisión y seguridad.

Las empresas automovilísticas también han reemplazado diversas herramientas mecánicas con el uso del láser. Los motivos son diversos pero concisos; entre ellos, la gestión e implantación de miles de piezas, con una precisión milimétrica. Por eso mismo, requiere los métodos más avanzados que garanticen la calidad del producto final.

En el sector de la metalurgia ha supuesto una revolución, ya que la impresión 3D es capaz de crear objetos, capa por capa, mediante un metal. Su precisión en este campo hace posible la unión de partículas y la transformación de los metales en polvo.

Los procesos industriales, con la tecnología láser, podemos aplicarlos en el manejo de herramientas mecánicas por su versatilidad y la calidad de los resultados. Además, su automatización cubre las necesidades en cuanto a rapidez y exigencia.

Una fábrica inteligente es aquella que está dotada de componentes de fabricación avanzados y en la que los distintos dispositivos están conectados simultáneamente, resolviendo los procesos de una manera dinámica y exenta de errores. La digitalización es la única manera en la que podemos afrontar un aumento de productividad y eficiencia; una gran cantidad de industrias han adaptado el método con la finalidad de seguir compitiendo en el mercado.

Dependiendo del producto, supondrá una mayor o menor necesidad de avance. No obstante, un sistema de transformación digital como la tecnología láser es transversal, porque podemos aplicarlo en gran cantidad de sectores. Por ello, supone una evolución en la producción industrial que debe adaptarse a los requerimientos más avanzados y competitivos del sector.

¿Cómo funcionan las lentes para láser de CO2?

¿Cómo funcionan las lentes para láser de CO2?

Las lentes para láser CO2 se caracterizan por su efectividad y por ser imprescindibles para trabajar con este tipo de luz. A continuación, repasamos el funcionamiento de las mismas y aportamos los mejores consejos para escoger las lentes más adecuadas.

¿Qué tipo de lente para láser de CO2 escoger?

El láser CO2 se caracteriza por tener una intensidad mayor a la habitual, por lo que resulta indispensable aclarar algunos conceptos antes de comenzar a exponer los distintos tipos de lente que existen.

Uno de ellos es el de distancia focal. Cuando el rayo láser se concentra se genera un efecto de cono doble invertido. El punto central de ese cono es lo que se conoce como punto focal.

La distancia entre la parte inferior de la lente y ese punto corresponde a la denominada distancia focal. A mayor distancia, mayor profundidad de campo y mejor protección. Por tanto, si vamos a acometer trabajos de corte de materiales con poco espesor es más adecuado recurrir a las lentes cortas.

Si, por el contrario, vamos a cortar material de mayor grosor y longitud es más habitual escoger lentes con una distancia focal superior a las dos pulgadas y media. Si el material a cortar es ondulado, es preferible emplear una lente focal más larga para disponer de la precisión necesaria al ejecutar el trabajo.

En cuanto a los tipos de lentes podemos citar los siguientes:

Plano convexas. Su distancia focal va de los 12,7 centímetros a los 19. El espesor de la lente se encuentra en una horquilla situada entre los 3 y los 9,6 milímetros. El diámetro oscila entre los 2,8 y los 50,8 milímetros.

Meniscus. Ofrecen un diámetro entre los 19 y los 50,8 milímetros. La distancia focal va de los 50 a los 190 milímetros y el espesor de los 2 a los 9,6 milímetros.

Las lentes láser IBSA suelen utilizarse para trabajar con materiales como el cobre, el sílice, el ZnSe, el ZNS, el Mo y el GaAs. La técnica Ultralow Absortion Coating permite alargar la vida útil de las lentes y su capacidad de soportar un haz de luz láser con una potencia superior a los 4 kw.

Todas tienen una garantía de uso y destacan por su diseño ergonómico que favorece la adaptación total a la forma de la cara del usuario. Podemos escoger entre diversas monturas y cierres para garantizar su fijación.

Apostar por la seguridad

Como vemos, el uso de las lentes láser CO2 más recomendables consigue convertir cualquier trabajo en uno más seguro y menos dañino para la visión. Resulta necesario destacar que la adquisición de este producto debe realizarse siempre en un comercio especializado como Ibsa Laser, cuyos profesionales podrán recomendarnos la protección idónea para el tipo de trabajo a realizar.