¿Cómo funcionan las lentes para láser de CO2?

¿Cómo funcionan las lentes para láser de CO2?

Las lentes para láser CO2 se caracterizan por su efectividad y por ser imprescindibles para trabajar con este tipo de luz. A continuación, repasamos el funcionamiento de las mismas y aportamos los mejores consejos para escoger las lentes más adecuadas.

¿Qué tipo de lente para láser de CO2 escoger?

El láser CO2 se caracteriza por tener una intensidad mayor a la habitual, por lo que resulta indispensable aclarar algunos conceptos antes de comenzar a exponer los distintos tipos de lente que existen.

Uno de ellos es el de distancia focal. Cuando el rayo láser se concentra se genera un efecto de cono doble invertido. El punto central de ese cono es lo que se conoce como punto focal.

La distancia entre la parte inferior de la lente y ese punto corresponde a la denominada distancia focal. A mayor distancia, mayor profundidad de campo y mejor protección. Por tanto, si vamos a acometer trabajos de corte de materiales con poco espesor es más adecuado recurrir a las lentes cortas.

Si, por el contrario, vamos a cortar material de mayor grosor y longitud es más habitual escoger lentes con una distancia focal superior a las dos pulgadas y media. Si el material a cortar es ondulado, es preferible emplear una lente focal más larga para disponer de la precisión necesaria al ejecutar el trabajo.

En cuanto a los tipos de lentes podemos citar los siguientes:

Plano convexas. Su distancia focal va de los 12,7 centímetros a los 19. El espesor de la lente se encuentra en una horquilla situada entre los 3 y los 9,6 milímetros. El diámetro oscila entre los 2,8 y los 50,8 milímetros.

Meniscus. Ofrecen un diámetro entre los 19 y los 50,8 milímetros. La distancia focal va de los 50 a los 190 milímetros y el espesor de los 2 a los 9,6 milímetros.

Las lentes láser IBSA suelen utilizarse para trabajar con materiales como el cobre, el sílice, el ZnSe, el ZNS, el Mo y el GaAs. La técnica Ultralow Absortion Coating permite alargar la vida útil de las lentes y su capacidad de soportar un haz de luz láser con una potencia superior a los 4 kw.

Todas tienen una garantía de uso y destacan por su diseño ergonómico que favorece la adaptación total a la forma de la cara del usuario. Podemos escoger entre diversas monturas y cierres para garantizar su fijación.

Apostar por la seguridad

Como vemos, el uso de las lentes láser CO2 más recomendables consigue convertir cualquier trabajo en uno más seguro y menos dañino para la visión. Resulta necesario destacar que la adquisición de este producto debe realizarse siempre en un comercio especializado como Ibsa Laser, cuyos profesionales podrán recomendarnos la protección idónea para el tipo de trabajo a realizar.

Modelos de gafas de protección para láser e IPL

Modelos de gafas de protección para láser e IPL

El uso de gafas de protección láser es imprescindible para los profesionales que manejan diariamente maquinaria que emite este tipo de luz o IPL. A continuación, comentamos los distintos tipos existentes en el mercado y sus principales ventajas.

Tipos de gafas de protección para láser

El trabajo con equipos de luz pulsada intensa exige la correcta protección de los ojos. El uso del láser alejandrita o de diodo así como los tratamientos con CO2 o Erbium Yag produce un daño irreversible en la visión que podríamos evitar fácilmente con los siguientes tipos de gafas:

Estándar. Cuentan con el certificado de calidad CE EN207 y CE EN208. Sus lentes están fabricadas en plástico y son de gran utilidad gracias a su ergonomía y a su diseño. Las gafas de protección láser VIS o las del modelo Encore son un buen ejemplo.

Electrónicas. También están certificadas y basan su éxito en el uso de lentes de vidrio tratado específicamente para evitar daños oculares en su portador. Dependiendo del tipo de láser más utilizado puede adquirir modelos para el CO2 o el NIR de una micra entre otros. Los modelos Flex Seal y KB AL son siempre eficaces.

¿Por qué es importante utilizar gafas de protección?

Si se trabaja con láseres de la clase 3R o superiores es esencial llevar protección. Una ligera exposición al láser puede llegar a provocarnos ceguera, ya que el rayo entraría en el globo ocular provocando daños irreversibles incluso usando un láser de baja intensidad.

Es importante adecuar la adquisición de estas gafas a las especificaciones de la maquinaria a utilizar. Por lo general, en el chasis de cada aparato se encuentra una pegatina amarilla donde se aclara el tipo de láser que utiliza.

El uso de estas gafas está recogido en la ley de protección de riesgos laborales y es obligatorio, por lo que su adquisición es ineludible. También debemos saber que cada tipo de láser exige unas gafas distintas. Usar siempre el mismo par pone en riesgo al profesional que debe cerciorarse, antes de comenzar a usar el láser, de que se ha protegido correctamente y de que las gafas que lleva son las recomendadas.

Otra recomendación a tener muy en cuenta es el confiar exclusivamente en comercios especializados en este producto. Solo en estos establecimientos es posible encontrar las gafas más recomendables para cada caso. La especialización es siempre positiva cuando se trata de proteger la salud visual.

Por todo lo anterior, se ¡aconseja confiar en IBSA láser para la adquisición de las gafas de protección láser más seguras. La variedad del catálogo y el conocimiento del mismo por parte de sus comerciales son factores que ayudan a resolver cualquier duda al respecto. Solo los profesionales del sector pueden ofrecer todas las garantías necesarias para conseguir el mejor resultado posible.